13.12.17

Mis primeros 10 años de escritura creativa y/o bloggera

Hace diez años inicié con la escritura de las verborreas mentales en este blog. Al finalizar 2007 estaba terminado-empezando de reescribir mi tesis de doctorado, vivía en la Ruiz Cortinez y mi vecino de 14 años se había suicidado. Era finales de noviembre, escribí esa primera entrada pensando en mi vecino y su familia, en el dolor del duelo, y la titulé "los seres humanos somos tan vulnerables...". Al poco tiempo me mudé de esa casa y no volví a saber de mis vecinos, de esos vecinos.
Empecé a escribir en digital bajo la influencia de los bloggeros que conocí cuando buscaba escritores fronterizos en Tijuana y Ciudad Juárez, en esos años casi todos tenían un blog y el blog se perfilaba como el destape autogestivo de los escritores independientes... Así funcionó durante unos años hasta que el sistema literario-académico le puso candado a los bloggeros mediante la claúsula de "inédito". Muy tarde supe que los bloggeros de esa época decidieron dejar de usar el blog para regresar a lo impreso más por cuestiones de sobrevivencia económica que por convicción. Y cuando digo muy tarde es justamente este año: cuando decidí hacer con algunos textos de este blog una publicación impresa para concurso.
Después de tres días de azote dramático autoinfligido porque en un mismo día rechazaron una propuesta en un congreso, un artículo porque ya existía una versión ampliada en digital (un experimento que hice de autopublicarme en ebook via Amazon) y dieron a conocer los resultados del concurso de poesia que evidentemente no gané, entré en shock porque creo en el conocimiento libre via las tecnologías de información y comunicación (TIC) que no conllevan un costo extra de difusión.
Pasaron un par de semanas para que pudiera tomar alguna decisión sobre mi situación de bloggera y lo primero que hice fue escribirle a una amiga editora para pedirle que me cotizara el poemario de 60 cuartillas que había enviado al concurso para publicarlo impreso, cumplía diez años de escribir en este espacio de forma continua y quería celebralo. Un poemario que talleré el primer semestre del año, le di forma con una metodología propia y una objetivación distinta a su mera existencia digital que me permite creer que es inédito, aunque el sistema no lo reconozca. El libro estará listo a finales de enero de 2018, será el primer libro de poesía que "escribo".
También decidí que seguiría autopublicándome. Soy demasiado impaciente para esperar a que una revista, una editorial o lo que sea ponga el sello de propiedad al conocimiento. Soy afortunada de tener un trabajo estable en el que me pagan por escribir y difundir el conocimiento, y soy doblemente afortunada por tener el gusto y la habilidad de la escritura, así que puedo dividirme entre realizar una escritura para el sistema y otra escritura para el ocio, el divertimento, la creación en éste y los otros blogs que tengo.
Han pasado diez años y la escritura en este espacio me ha permitido sobrevivir a la inercia del cotianiado gracias a que me he puesto retos que he cumplido en tiempo y forma (el último consistió en escribir una entrada diaria a lo largo de un sabático que duró tres años por cuestiones ajenas al proyecto en sí). También he podido ahorrar años de terapia y, especialmente, me ha permitido tener a flor de piel la memoria afectiva y el recurdo de lugares, personas, situaciones y contextos que han transcurrido a lo largo de una década.
Los budistas dirán que los recurdos son también apegos pero deja de importarme cuando releo lo que escribo y disfruto la experiencia del desdoblamiento de la subjetividad, así como la inmediatez de su virtualidad. Me recuerda al final de la película Lucy cuando a pregunta expresa del lugar donde se encuentra contesta por mensaje de texto en el celular: "I am everywhere", lo más cercano a la noción de inmanencia, una experiencia que no necesariamente se logra con el libro impreso, o por lo menos eso quiero creer como devota de la virtualidad y del blog.




No hay comentarios: